28 años luchando por la diversidad

La lucha por la normalización de la diversidad sexual y afectiva es el estandarte por el que vela el colectivo murciano No te Prives. Una asociación que trabaja desde hace más de 28 años por la igualdad y los derechos sociales de los ciudadanos LGTBI en la Región de Murcia. Hablamos con Jesús Costa, actual presidente del colectivo, para que nos cuente más sobre su trabajo a lo largo de estos años.

¿Cómo ha sido el recorrido del colectivo en estos 28 años?

El colectivo ha estado más luchador en un tiempo, más en stand by en otro –porque había más gente- pero se ha ido manteniendo. Como sede propia la tenemos desde hace unos años, durante todo este tiempo habíamos estado en sedes compartidas o nos habían dejado una habitación tres veces por semana otros colectivos y hacíamos lo que podíamos: visionado de películas y debate, prepararse para hacer alguna manifestación... Yo me metí de cabeza en 2012 y desde entonces lo que hemos querido ha sido cambiar un poco el chip, estar más en la calle, tener más visibilidad, generar una imagen y transmitirla hacia afuera. Es importante organizarnos para que el mensaje que demos sea el de una organización. Aquí estamos gays, lesbianas, transexuales, intersexuales y cada vez se van sumando más letras y claro, tenemos que tener un nexo de unión, que sea una lucha concreta aunque para eso hayan grupos de trabajo y distintas iniciativas.. se puede luchar en muchos ámbitos pero para eso se necesita mucha gente que no sólo opine sino que luego también trabaje por ello.

Yo creo que todos los movimientos sociales tenemos en común que estamos luchando por unos derechos. El colectivo no puede estar pidiendo la lucha a gente que tiene sus problemas con su hipoteca, su trabajo y que vengan con nosotros al Orgullo, y luego cuándo hay otra manifestación u otra lucha ajena no estar nosotros presentes en ella. La lucha de la igualdad de las mujeres es la lucha de la igualdad de los gays y las lesbianas. Cuando sale la marea de la educación, nosotros tenemos que estar ahí porque la educación nos afecta. En el proceso educativo no se trabaja la diversidad afectivo sexual y la ley pide que se trabaje, ¿tenemos que estar? claro, y con una bandera bien grande. Cuando la Ley Mordaza, nosotros salimos con una bandera y una pancarta porque oprime nuestros derechos.

Me está recordando muchísimo esto que me cuentas a la película ‘Pride’…

Sí, es que es así. Yo lloré con esa película porque además está basada en hechos reales: un cuerpo de mineros de lo más heterosexual y gallito en la época de la Tatcher se dan cuenta de que hay otro colectivo social preocupado porque tienen unos derechos que no se les están reconociendo, y son capaces de ponerse en su lugar y encontrar la unión ello. Me pareció genial.

via GIPHY

¿Cuántos socios y cuántos voluntarios sois en la asociación?

No hablaría tanto de socios como de participantes, porque el número de socios va fluctuando. Una veces hay más y otras veces hay menos. Unos se asocian por ayudar económicamente y luego hay quien hace donaciones puntuales. Luego también están los que nos preguntan qué tipo de prestaciones tienen por ser socios. Próximamente vamos a hacer una lista de locales colaboradores que van a efectuar descuentos a los socios como es el caso de la Filmoteca Regional.

¿Qué hay de la gente más joven que pertenece al colectivo?

Yo creo que la gente joven tiene asumida una libertad que es maravillosa pero creo que ellos no se dan cuenta que hay que seguir reivindicando esas libertades, esa lucha que viene de atrás. Ellos salen a la calle con tanta normalidad que creen que no tienen por qué hacerla valer. Y la cosa está en hacerles saber la importancia que tiene que ellos mismos se pongan esa “etiqueta”. Si un chico/a que tiene asumida su condición sea cual sea y es lo suficientemente valiente de decirlo llegado el momento, por ejemplo en las escuelas, otros chicos y chicas van a ver en él un referente de su misma edad.

Ahora tenemos una cuna de zagales y zagalas que están recogiendo toda esa estela del activismo por esta lucha. Un grupo trans, un grupo de familias… no de familias monoparentales sino de familias que tienen algún miembro LGTBI dentro de la estructura familiar y que están luchando por esa normalización.

Cuéntanos, a parte del asesoramiento legal y el apoyo psicológico al colectivo LGTBI ¿qué otros servicios lleváis a cabo desde el colectivo?

Tenemos el WhatsApp amigo, que es un servicio de atención a jóvenes contra la LGTBFOBIA vía WhatsApp atendido por voluntarios. Además, hacemos la prueba rápida de VIH en saliva de forma confidencial en nuestro local tres días por semana.

En mayo de 2016 entra en vigor la Ley de igualdad social de las lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales, y de políticas públicas contra la discriminación por orientación sexual e identidad de género en la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Entre los derechos que contempla la Ley se encuentra la necesidad de educar a los jóvenes en la diversidad afectivo sexual, ¿esto se está llevando a cabo?

No. Es más, tenemos las webs bloqueadas en los centros educativos, tanto públicos como privados. Si un profesor está interesado en ponerse en contacto con nosotros para llevar a cabo una charla en el centro escolar no puede encontrarnos. Los profesores para poder llegar hasta nosotros tienen que hacerlo desde sus casas. Por supuesto los chicos y chicas que quieran encontrarnos tampoco pueden hacerlo desde sus centros escolares, cosa que va en contra de lo que la ley de igualdad LGTBI establece.

Y qué hay en lo referente a las operaciones de cambio de sexo, ¿se están llevando a cabo protocolos de actuación desde el Servicio Murciano de Salud en esta área?

Esa es otra de las cosas que dicta la ley, que el Servicio Murciano de Salud reconoce el derecho de las personas transexuales y transgénero a la operación para el cambio de sexo. El tránsito que tienen que pasar es demasiado complicado. Primero al médico, luego al especialista y de ahí al psicólogo. Cada médico lo hace de una manera, no hay un protocolo establecido. Por ejemplo, yo como ciudadano tengo un pecho prominente y me lo quiero arreglar, voy al médico y me ponen en lista de espera. Tardaré más o menos pero desde el servicio de salud no me pondrán ningún problema. Sin embargo, si soy una persona transexual y declaro que una de las operaciones de mi tránsito es quitarme el pecho o los genitales, tendría problemas porque no está reconocido el proceso a seguir.

Entonces se contempla en la Ley pero no se lleva a cabo en la práctica, ¿no?

En la nueva Ley de igualdad LGTBI se contempla que hay que hacerlo. Hay que crear una unidad especializada que establezca cómo se van a llevar a cabo esas operaciones. Hasta ahora solo tenemos constancia de que se haya realizado una operación de este tipo y ha sido por petición expresa del médico que lo lleva. Lo que pasa es que no se le ha dado publicidad, lo que es algo bueno porque sin duda el médico lo habrá entendido como algo normal, pero repercute negativamente en el resto de personas que están en la misma situación y no pueden hacerlo porque el médico que tienen les pone trabas. A raíz de diferentes denuncias que han efectuado personas transexuales, próximamente vamos a tener una reunión con médicos especializados del Hospital Virgen de La Arrixaca para tratar todo lo referente a estas operaciones.

Por lo tanto, datos oficiales no tenemos…

No, no existen datos. No hay un listado de operaciones a personas trans. A partir de ahora, si se reconoce, el Servicio Murciano de Salud podrá hacer mastectomías, reconstrucciones… y así poder contabilizarlos. Nosotros llevamos tiempo pidiendo un observatorio, que además la ley reconoce, es un arma que nos sirve para reconocer la violencia de odio -casos de homofobia, denuncias…- y crear estadísticas que ayuden a generar políticas apoyadas en los datos que sirvan como herramienta a los colegios, los cuerpos de seguridad y la sanidad para crear protocolos. Por desgracia, todavía seguimos exigiendo ese observatorio para cuyo desarrollo y mantenimiento la Administración sólo nos ha presupuestado 1000 euros. Para un trabajo de recopilación, gestión... algo totalmente insuficiente. Lo más cercano a unos datos reales recabados que tenemos son los referentes a un estudio sobre acoso escolar homofóbico y riesgo de suicidio en adolescentes que presentamos en el año 2012 en el que participaron 653 jóvenes y adolescentes de todo el territorio nacional.

Datos extraídos del informe realizado por el área de Educación de FELGTB (2012):

En la Ley aparece reflejada la realidad histórica de las personas que sufrieron represión debido a su condición sexual durante el Franquismo, una realidad que muchas veces se ha obviado cuando se hace memoria de los represariados durante la Dictadura.

Sí, y debemos reivindicarla como memoria histórica pero no nos podemos quedar ahí. Te puedes quedar en tu casa viendo el Sálvame y luego salir de copas por el Tempe o puedes venir y participar en el colectivo. ¿Qué hacemos nosotros? pues hincharnos a reuniones con los políticos y recordarles que son todos unos mentirosos. Es tiempo, es esfuerzo… pero entiéndeme, no hablo solamente de este colectivo, esto pasa en todas las asociaciones. Está la queja y luego la acción. Yo no puedo pedir visibilidad, normalización e igualdad de derechos y luego hacer mi propio mundo aparte. En un momento dado estaba justificado porque salías a la calle y podías morir por ello, o te metían a la cárcel. Yo ahí sólo puedo reconocer el mérito que tienen todos los travestis -o travelos como los llamaban en su momento- que salían a la calle y que estaban discriminados por tener pluma y ser amanerados, pero en realidad eran los que tenían un par de cojones para hacerlo con Franco gobernando. Venían los grises y los metían a la cárcel y hacían lo que querían con ellos. Ahora, son mariconas viejas. Lo digo como un insulto que se les da, no reconocemos que tuvieron mil veces más valor del que tengo yo antes de morirme. Por que a mí no me van a meter a la cárcel por maricón. Una de las cosas que queremos hacer es recuperar esa memoria histórica. La pluma de plata del año que viene queremos que vaya por ahí, en reconocer el valor y exigir la memoria histórica de las personas LGTBI del Franquismo que fueron las ultimas en salir de la cárcel. Cuando comenzaron a darse los indultos y a salir los presos políticos fueron las últimas personas en hacerlo, y en muchas ocasiones enviados a posteriori a campos de concentración, por ejemplo en Francia.

Volviendo ahora a un tema más desenfadado… ¿desde cuándo celebráis el Orgullo en Murcia?

Desde 2012, ese fue el primer año en el que sacamos las carrozas –o mejor dicho, coches- a la calle. En realidad siempre se ha salido, se han hecho “pequeños orgullos” en locales, como se podía y con la gente que había, pero antes de 2012 la fiesta estaba muy cerrada al colectivo LGTBI.

¿Qué piensas sobre las críticas que se hacen sobre el Orgullo, asegurando que es una fiesta obscena y que en ocasiones excede su razón de ser que es reivindicativa?

Todas esas personas que critican el Orgullo, sobre si es una fiesta obscena, de gente viciosa... no se dan cuenta de que par el colectivo LGTBI es un evento importantísimo porque sacamos a la calle una bandera que demuestra que seguimos existiendo. Y que quedan muchos derechos por conseguir, que porque nos podamos casar y adoptar no está todo hecho. La fiesta del Orgullo es una manifestación de lucha por la diversidad: ¿que sale la gente de una manera muy loca y muy divertida? es cierto, pero eso no tiene nada de malo. Si me quiero poner tacones es cosa mía, yo doy la imagen que me da la gana. Yo trabajo o estoy en el paro como el resto de ciudadanos españoles y al igual que todos los demás pago mis impuestos. Por eso, el Orgullo tiene que seguir siendo un “no me da la gana de ser como tú me dices”.

Cuéntanos, ¿qué es La Pluma de Plata?

Es un premio que realizamos desde hace cuatro años y va de la mano del Orgullo. Empezó todo por sacar la fiesta a la calle. Como te he comentado se han hecho distintas cosas pero creo que por el miedo a pasar vergüenza no se ha llegado a hacer cosas más grandes. Así es como el primer año sacamos 30 coches a la calle, engañando a amigos y tal, lo celebramos de aquella manera con una caravana de coches y salió la gente a bailar y bueno… nos planteamos añadirle algo más a la fiesta del Orgullo y de ahí salió la idea de crear La Pluma de Plata. La pluma siempre ha sido un símbolo de vergüenza, un término despectivo hacía el colectivo. Así que decidimos llamarlo así.

¿Y a quién la entregáis?

Lo entregamos a personas, entidades que luchen o ayuden a la reivindicación que tiene el colectivo. El primer año se le dio a la Filmoteca Regional que ya lleva 12 años cediéndonos un espacio para la muestra de cine LGTBI. Deberíamos habérsela dado a el director de la Filmoteca, Ángel Cruz, que es quien la pone al servicio de todas las asociaciones. Él entiende que es un espacio público, en el que cualquier persona con unos fines lógicos que de un servicio a la comunidad puede utilizarlo. También se le dio al Ayuntamiento y fue muy criticado. Nos acusaron de peperos por darle la Pluma de Plata al Alcalde, cosa que no fue cierta. Fue para el Ayuntamiento de Murcia aunque su representante -que es el Alcalde- fue el que vino a recoger el premio… pero vamos a ver, hay que ser capaz de leerlo al revés ¿quién se ha hecho la foto con la Pluma de plata? Pues eso. Después de aquello se la dimos a Pedro Zerolo, que como ya estaba muy enfermo no pudo venir a recogerla, pero nos acogió en su casa en un acto que fue muy emotivo. En 2016 se la dimos a Carla Antonelli, y este año tengo el orgullo de dársela a Fernando Grande Marlasca que viene a recibirla aquí a Murcia.